"Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado" (André Gide)
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería con mi vida tu derecho a expresarlo" (Voltaire)

"La religión es algo verdadero para los pobres, falso para los sabios y útil para los dirigentes" (Lucio Anneo Séneca)
"Cualquier hombre puede caer en un error, pero solo los necios perseveran en él" (Marco Tulio Cicerón)
"Quien no haya sufrido como yo, que no me de consejos" (Sófocles)
"No juzguéis y no sereis juzgados" (Jesús de Nazaret)
. . .

viernes, 3 de marzo de 2017

¿Que es ser maratoniano?


Esa es una pregunta muy difícil de responder. Aqui os expondré mi punto de vista personal, y os contaré mi experiencia personal en el running,  al cual tantos ratos de felicidad le debo, y ojala siga asi muchos años;  y es que mientras mas corro y más conozco esto, más respeto le tengo a este bendito deporte.   En Madrid, dentro de dos meses, correré mi décima maratón, y poco a poco, voy comprendiendo lo que es ser maratoniano.  Aspiro, un buen dia, a merecer ese nombre, porque para mi ser maratoniano no solo consiste simplemente en correr 42 kilómetros, sino que es mucho más...

De modo que sientate, amigo/a mio/a, y tomate tu tiempo, que esto nos va a dar para un rato.

Muy brevemente te cuento mis antecedentes, lo cual será rápido, no te voy a cansar mucho,  y pronto entraremos en materia. Tengo 52 años. Mido 1,83. Con 44 años, pesaba 114 Kg, fumaba tres cajetillas de tabaco rubio al dia, y no tenia ningún tipo de control sobre comidas y bebidas.  Talla de pantalón: era la 56, lo recuerdo perfectamente. Jamas había hecho deporte, repito en mayúsculas, JAMAS HABIA HECHO DEPORTE, hasta me suspendieron la gimnasia en el Colegio cuando tenia 17 años, de lo perezoso que era. Asi iba mi vida hasta que llegó el dia D:  14 de Mayo de 2009, el medico me dio un susto enorme (merced a mis ulceras de estomago, colesterol, problemas con la diabetes, tensión por las nubes, piedras en la vesicula, etc..  me asfixiaba andando), me dijo que me iba a morir, y ese miedo fue el punto de inflexión.Dejé el tabaco y las malas costumbres, y ya con 44 años  empecé a andar todos los días, primero 30 minutos, y asi poco a poco hasta llegar a una hora. Ya había adelgazado bastante, y recuperado fuelle pulmonar, cuando una mañana, sin darme cuenta, me di cuenta de que llevaba casi dos kilómetros trotando y que no me cansaba: aquello me gustó. Ahí cambió todo. A la semana siguiente probé con 3 Km, a la siguiente con 4, y asi sucesivamente… Mi primera carrera fue la San Anton, de Jaén, una 10 km, en Enero de 2011, ya con 46 años.

Fin de la introducción.

Y por cierto, esto que escribo va dirigido a corredores y a no corredores, a todo el mundo,  asi que todos son bienvenidos; aunque obviamente,  mis compañeros de fatiga,  los que corren como yo, me comprenderan mucho mejor.

¿Qué es ser maratoniano? Intentaré plasmar mi punto de vista personal. Lo primero  es que ser maratoniano, para mi,  es una bendición y una alegria,   darle gracias a Dios todos los días porque, en vez de ser la persona enferma y semi-invalida que era yo, ahora soy una persona sana.

Luego, es un orgullo, una alegria permanente, es emocionarte cada vez que entras en meta, si, pero tambien  mucho más...  es un estilo de vida, que va mas alla del simple deporte. Es una filosofía, es un desafio, una bendita locura ,  es una expiación: es ser fuerte de carácter, es desafiar a los elementos;  es rehacerte cuando estás cansado y no puedes mas; es  decirte una y mil veces que  “no hay dolor”.  Tambien es saber parar cuando algo te duele, y escuchar a tu cuerpo, pero eso se va aprendiendo con el tiempo.

Ser maratoniano es tener una voluntad de hierro, y ser  deportista, pero no masoquista: beber cerveza y vino con moderación, que la moderación es la madre de la sabiduría.

 Es levantarte un domingo a las 9 de la mañana y gozar haciéndote 2 horas, primero suave, y terminar los últimos 4 o 5 km, a ritmo mas vivo, primero con pulsometro, y luego, cuando vas aprendiendo, libre, como un pájaro, sin reloj, dejándote llevar por tus sensaciones, gozando en medio de la naturaleza, y sintiendote uno con tu entorno.

Ser maratoniano es correr por el simple placer de correr, no buscar nada, no perseguir nada, solo te gusta correr y disfrutas haciéndolo, lo siento, no tengo palabras.

Ser maratoniano no es buscar pódiums ni medallas ni premios, y felicito de todo corazón a quien lo consigue. No, para mi, ser maratoniano es ser uno mas entre un millón, de los trece mil y pico que salimos en Madrid, llegar en el puesto seis mil o siete mil, pero orgulloso, radiante, feliz, con agua en los ojos, con una sensación de felicidad completa: has ganado, porque has corrido tu solo contra tu objetivo,  y ese objetivo lo has conseguido. Ser maratoniano es llegar a meta, después de correr 42.195 metros, dando saltitos de alegría (saltos no puedes, jejej), y decir: ¡No será la ultima…!

Porque ser maratoniano  no solo  es  valorar al compañero que vuela, sino tambien respetar y apreciar al compañero/a que se pone un dorsal  no para buscar marca, sino con la ilusion de poder terminar.

Ser maratoniano es  emocionarse cuando te rebasa un viejecete, con muchos mas años  que yo, y que corre  también mas que yo, y decirle: ole los tios valientes, y alegrarme sinceramente, se me cae la baba cuando los veo.

Ser maratoniano es  no tener miedo al sufrimiento inevitable que llega cuando se aproxima el kilometro 30...

Ser maratoniano, también es un poco de estrategia y tener ganas de estar sano y tener una vida activa,  corres dos  tres maratones al año, pero la maratón en si es el premio final, la guinda del pastel; lo importante es que cada maratón te obliga a entrenar mínimo de tres meses, y así te “obligas” tu a ti mismo a correr, y me explico: en mi caso particular, ser maratoniano es tener a raya a ese individuo perezoso que vive dentro de mi, y que suspendió la gimnasia con 17 años, y tenerlo firme y hacerlo sudar. Por eso, en mi caso, ser  maratoniano es levantarse un dia que esta lloviendo, o tienes otras inclemencias meteorológicas, cuando menos te apetece correr, y si te tocaba hacer 10 kilometros, obligarte a ti mismo a hacer 11 o 12, desafiando a los elementos a todos: agua, frio, calor, etc… con excepción del viento, que te frena, y cuando terminas darte una ducha, tomarte un cervezón frio, y estas satisfecho, otra batalla más. Cada dia es una batalla.

Ser maratoniano no es  dejarte llevar exclusivamente por el deporte, no, que en la vida hay muchas mas cosas que correr;  es darle a cada cosa lo suyo, y ser prudente, que el dia tiene 24 horas y hay tiempo para todo, si te organizas bien.  Ser maratoniano es sacar tiempo de donde no lo tienes, es saberse organizar: es compatibilizar tu vida laboral con tu afición de correr. Es levantarte a las 7 de la mañana, irte al Bufete, sacar adelante tu trabajo, hacer tu juicio,  o el trabajo que sea, y cuando son (en mi caso) las 14,00 horas, o la hora que puedas, y tienes la cabeza como un auténtico bombo, quitarte la corbata, ponerte los cortos, e irte a correr: es una liberación, un placer, un relax: no piensas en nada, solo en correr…como decía Pietro Mennea: no pienses, corre…

Ser maratoniano es  tener paciencia con el soberano enfado de tu mujer, cuando le dices que, después de correr Sevilla, el 19 de Febrero pasado, te has apuntado a Madrid, el próximo 23 de Abril, dos maratones en dos meses…

Ser maratoniano exige tener mas cabeza de lo que parece: es tener a raya los pensamientos negativos, es tener miedo a los 42 km y saber sobreponerse: es ser valientes, es tener fuerza de voluntad. Es tener muy claro esta verdad: solo el que tiene miedo es valiente, sin miedo no hay valentía.

Ser maratoniano es ser amigo y compañero: fue  frenar en seco en Sevilla y volverte a por mi compañero que se quedaba atrás, acompañarlo, y entrar en meta juntos.

En Madrid fue   llegar a meta alegre y feliz, y cuando me entero de que mi compañero y amigo, en su primer maratón, (y que llegó una hora antes que yo) ha conseguido su objetivo de 2,56,  ponerme llorar de emoción, abrazarlo, y besarlo, olé los tios valientes, os juro que me alegre por él mas que por mi.

Es emocionarte cuando veo a mi hijo de 11 años, en Valencia,  en el kilometro 30, esperándome con una pancarta “animo papi”, y un platano en la mano, y darle siete besos.

Es tener una voluntad de hierro cuando las cosas se ponen feas. Y por cierto, ser maratoniano me ha ayudado tambien a tener caracter y fuerza de voluntad para afrontar las dificultades que tiene esa maratón de maratones, que es la vida.

Ser maratoniano es un modo de hacer amigos: un bendito habito que te mantiene en forma, y que te hace valorar muchas cosas.

 Ser maratoniano es, también, ser una persona normal, que tiene los problemas que cualquier persona normal puede tener, y que a veces, y por eso, corriendo, llora cuando nadie lo ve.

Ser maratoniano es llevar 10 maratones y tener cada vez más respeto a este bendito deporte, no me cansare de decirlo. Es saber perder, sin darle demasiadas vueltas a la cabeza; es estudiar en que ha consistido el fallo de tal o cual maratón, aprender de ese fallo, y tener la lección aprendida para la siguiente.

Ser maratoniano es tantas cosas…que resumiría en una: ser maratoniano es ser feliz con una aficcion sana, como es el running, con la cual no le hacemos daño a nadie, que no te da de comer, y que encima te cuesta dinero en pulsometros, zapatillas y camisetas,  pero que nos da algo que no tiene precio: juventud, vitalidad,  salud y alegria.

Es ser feliz con la moderación que te va dando la experiencia, maratón a maratón vas aprendiendo, ya lo creo que si, pasas de la euforia inicial, a la sabiduría que te va dando la experiencia, pero gozas igual.

Y por último y termino, y perdonadme por lo pesado del articulo, es rogarle a Dios todos los días que no te mande ninguna lesión, y que te permita disfrutar de esta afición el máximo tiempo posible.

Finalizo con palabras de Jose A. Alvarez Flores, con el cual coincido, que dice que no es lo mismo ser maratoniano que corredor de maratones:  "Ser maratoniano implica unos valores, la fuerza de voluntad, el sacrificio, el afán de superación, la lucha y superación de las adversidades, el compañerismo, el respeto y admiración hacia el resto de los corredores, que trascienden lo meramente deportivo y se extrapolan al mundo laboral, social y familiar."

Todo esto, y mucho mas, es para mi ser maratoniano.

Un abrazo para todos.


 Pablo Jesus Gamez.


viernes, 24 de febrero de 2017

MARATON DE SEVILLA

Dicen que lo mejor que tiene uno en la vida son los amigos.  Y es verdad.

La tarde de antes recogemos el dorsal en el Pabellón, foto que podeis  apreciar a la izquierda.  Cena frugal, y a la cama, empiezo a estornudar, mala cosa, me tomo un Frenadol.

Una maraton es muy dura, no solo por los 42 kilometros que tienes que correr, sino tambien, y  fundamentalmente, por la mentalización necesaria.  En mi caso, creo que tengo ya suficiente experiencia en maratones, pero nunca se puede bajar la guardia. Y eso fue lo que me sucedió. El  Domingo pasado, dia 19.02.17, dia de la Maratón,  amanece en Sevilla con dia ventoso y frio, malas sensaciones.  8,00 dela mañana: llego a la Avda. Carlos III, de Sevilla, lugar de salida de la Maratón.  Me levanto mejor de lo que esperaba, el Frenadol me ha venido bien, y puedo respirar.  Pero desde el primer momento tengo una sensación extraña… lo achaco a los nervios lógicos pre-carrera. Primer error. Caliento un poco, breve visita a las letrinas portátiles, un cuidado menos; sigo calentando brevemente, busco a Juanjo y a Fran, pero no los veo. Intento sonreir,  foto de la derecha. 8,15. Me meto en el cajón del tiempo previsto (4,00), Buf, ahora si que empieza esto. Centrate, y a correr.

Pistoletazo de salida.  Comienzo a correr la Maraton de Sevilla. Los primeros kilómetros intento llevar un ritmo tranquilo, 5,53-6,00, y asi lo hago, no hay problema, asi llego al kilometro 5 aunque  me siento un poco pesado, ligerísima molestia en el pie derecho, no le hago caso, sigo corriendo alegre.  La sensación de frio es mas intensa, tenia previsto quitarme mi segunda camiseta, pero ni  hablar, me viene muy bien.

Kilometro 15.  Empieza a molestar el pie, pero me doy cuenta de que ese no es el único problema, me sigo sintiendo algo pesado y justo de fuerzas ¿y ahora que? Los últimos 4 dias no han sido, precisamente, los mas propicios para la preparación de una maratón (mucho trabajo y muchos problemas), no he tenido la tranquilidad necesaria,  de modo que comprendo que no voy a poder lograr mi objetivo de las 4,00 horas. Reajusto el gps y el ritmo, y bueno, adelante, a correr, pero ya sin la motivación que yo llevaba.  Si el objetivo principal falla hay que tener uno secundario, y ese fue mi segundo error.

Kilometro 20. Sigue molestando el pie, y las malas sensaciones no se van,  y así llego a la calle Alcalde Juan Fernández, kilometro 26, sitio emblemático para mi (allí viví 5 años de mi vida, haciendo la Carrera de Derecho),  pero las sensaciones eran malas, e incluso pensé  en la posibilidad de retirarme de la carrera, cuando de pronto, sucede algo mágico… Juanjo y Fran, vienen por detrás, y se reunen conmigo, tirando de mi para adelante.

-Oye, Juanjo, que no voy bien…

-¡Que no!  ¿Quién te ha dicho a ti eso?  ¡¡¡De dejarlo nada…!!!!

-De verdad, que lo dejo, seguid vosotros.

Esta vez si que levanto la voz:

-¡¡¡Que nooo…!!! ¡¡¡Que tu no te vas!!!

Jamas he agradecido tanto una voz como esa, una voz fuerte, de  consuelo y de ánimo de un amigo. Aquello fue un revulsivo para mi. Ahí  me cambió la carrera, ese fue mi punto de inflexión.  Lo que aparentaba terminar como desastre, terminaría de muy distinta manera. Me fui con ellos. Poco a poco me fui sintiendo mejor, mas relajado,  no es lo mismo correr solo que con dos amigos, misteriosamente las fuerzas regresan poco a poco a mi cansado cuerpo, y, más misterioso todavía, el dolor del pie empezó  a remitir…

Asi llegamos al kilometro 30,  nos encontramos con mi mujer, con Mari Carmen (la mujer de Juanjo) y con Inma (la mujer de Fran… que aleghria… ¡¡¡venga, adelante!!! Juanjo seguia fuerte, estupendo.

Plaza de España, y, oh, milagro, noto que voy cómodo, tranquilo,  ¡las fuerzas han vuelto…!  aunque ya estabamos muy cansados,  paso por mi Facultad, San Fernando, Puerta de Jerez, la Catedral, Dios mio, que recuerdos… al llegar a la Campaña veo  el bar favorito de mi añorado padre, y nuestros sitios mas recordados, donde tantos y tantos buenos ratos compartimos juntos… que  emoción... que maravilla... es mucho más bonito de lo que yo lo recordaba... regreso mentalmente a la carrera,  voy bien, pero ahora es Juanjo el que parece venirse un poco abajo, lógico,  por eso, freno en seco  y me quedo con el, espero a mi amigo, iremos juntos los tres hasta el final.   Fran y yo lo vamos animando… ya queda poco Juanjo...venga.  Y asi es… poco a poco,  paso a paso, bebiendo en cada punto de avituallamiento, vamos acercándonos al Estadio, donde entramos los tres juntos, Fran, Juanjo y yo.

Se acabó. ¡Lo hemos conseguido...!

Mismo tiempo para todos:  4,23.

Que alegría mas grande.  Me voy para Juanjo  y le doy un abrazo. A tus 60 años, has rematado  tu primera maratón. ¡Enhorabuena…! Ya eres maratoniano.

Conclusión.  Mi objetivo era hacer 4 horas. Al final no pudo ser, no me salió una buena carrera, se quedó la cosa en un discreto 4,23.  Me falló la mentalización, organo fundamental en la maratón, salí presionado y preocupado, pero bueno, conseguí rehacerme y terminar la carrera en un tiempo discreto, y lo mas importante de todo, terminé entero, contento, alegre, feliz por mi pie, que ha aguantado perfectamente.  Bueno,  eso es  la vida, vas pasando acontecimientos, en este caso, carreras y mas carreras, como de un libro vas pasando páginas y aprendiendo capitulo a capitulo. Lección aprendida, y bien aprendida, para la próxima.

Juanjo quería, simplemente terminar, pero salió a correr alegre, mentalizado, con ganas de disfrutar, y asi le fue,  le salió una buena carrera, tal y como yo le había pronosticado.

Fran, el mas joven de todos, como siempre:  fuerte, estupendo, pensando ya en Madrid.

Guardaré  el recuerdo de que la Maraton de Sevilla ha sido una Maratón preciosa, ha sido un gusto correr por sus calles, sin embargo me quedo con esa espinita de que ha sido la Maratón más extraña  que he corrido.

Bueno, animo y adelante...!  Ahora, cuando escribo esto, me siento optimista, contento y feliz. Estoy muy animado, y voy a ver si me saco esa espinita en mi próximo destino: Maraton de Madrid, el proximo 23 de Abril,   será  mi  décima  Maratón, número mágico y especial para mí. Si Dios y el tiempo no lo impiden,  la haremos Cipri, Fran y yo. Juanjo se queda en la media, y lo echare de menos, pero me esperará en Meta. Ya sabes, Juanjo, cuento con tus animos y con tu apoyo a partir del km. 35, hasta la meta,  alli nos vemos,  y nos iremos todos juntos a comer unos bunenos callos, regados con un buen vino.

Por cierto, Juanjo, recuerda:  cuidado con las maratones, que son muy, pero que muy adictivas... Jejej

Abrazos para todos.



miércoles, 15 de febrero de 2017

Proximo destino: MARATON DE SEVILLA


El trabajo en el Despacho me ha impedido dedicarme a bloggear tanto como quisiera, ahora tengo un ratito, muy breve, y aprovecho para ponerme al dia. Solo quedan 4 dias para  una cita muy, pero que muy especial: lo que sera mi proxima maratón, que se celebrará el proximo domingo, 19 de Febrero, en...Sevilla, mi añorada y querida Sevilla, la ciudad en la que pasé cinco maravillosos y deliciosos años de mi vida, los de la Universidad, Facultad de Derecho, promoción 1983/1888.

Parece que fue ayer...

Comienzo mi programa de 14 semanas de preparación el dia 14 de Noviembre de 2016, tres meses y medio en total. El programa ha ido bien. En el intervalo, el pasado dia 5 de Febrero corrí la media Maraton de Almeria, pero no use dicha prueba como test, sino como simple entrenamiento de domingo, tirada larga de 21 km, ademas, hicimos turismo. Estamos en la foto de abajo los que la corrimos,  mi dorsal 2891 (para lo que no me conozcan), seguido de Juanjo (2809), Inma, y Fran, a la derecha.

 Al no buscar objetivo de tiempo, me lo planteé tranquilo: comienzo suave, a 5,50-6,00 el kilometro, y de ahi fuí incrementando la velocidad, poco a poco. Del 15 al 21 voy bastante bien,  adelantando a muchos corredores, y termino en meta fuerte  y alegre; de eso se trataba. Parece que hay buenas sensaciones. Ligeras molestias en el pie derecho, lógica sobrecarga de tantos kilometros.

Este año Juanjo me acompaña. Tras tantas medias juntos, este año no puede resistir "el canto de las sirenas", y se va a quitar el gusanillo de correr una maratón.  Será su primera maraton, con 60 años, y su objetivo es  acabarla... Olé los tios valientes...!

Bueno... Tras las 5 de Madrid y las 3 de Valencia, me apetecia mucho correr la Maraton de Sevilla. Cuantos recuerdos se agolparán en mi mente cuando corra por sus calles...  tengo recuerdos en todos y cada uno de los 42 kilometros de la maraton... El recorrido es precioso. 

Otra cosa será correrlo.

En fin...,magia, hechizo, recuerdos, pasion, locura por correr, viejos amigos que vuelven, ansia de llegar, miedos inevitables ante toda Maraton...alegria por poder estar allí...

Ya os contaré.

Alea jacta est.



martes, 26 de abril de 2016

Maratón de Madrid. Crónica fotografica de una maraton disfrutada, con final cervantino.



Llegamos a Madrid, el sábado 23 de Abril por la mañana, un grupo de amigos de Jódar, dispuestos a correr un buen rato por sus calles.  Fran Velasco, Cipriano Ruiz (no esta en la foto) y yo, la Maratón completa; Juanjo,  Pablo Morales, Ana e Inma la media maratón. Llegamos al Ifema, para recoger los dorsales, y nos hacemos una foto con los favoritos para la carrera, que se alojaban en el mismo hotel...¡bueno, que tiemblen... este año vamos a por ellos!


Recogido el dorsal, mi mujer me hace la foto a la salida del Ifema. Nervios, alegria, felicidad, parecia que el domingo iba a ser un buen dia y no nos iba a caer el diluvio del año pasado.


Llegados al hotel, nos damos un p aseo por los alrededores. Luego, por la noche, nos reunimos todos para cenar, el ambiente es estupendo, y pasamos un rato agradable, pero nos acostamos pronto, pues hay que coger fuerzas para la paliza que nos espera mañana.


Despues de cenar, llego a mi habitación, y preparo calzón, camiseta, dorsal y zapatillas. Comienzo a concentrarme en los 42 km que me esperan mañana por la mañana...rezo alguna oración que otra y...¡a dormir! Bueno, a intentar dormir.


Amanece y tras un frugal desayuno, por la mañana marchamos todos a Cibeles, mi mujer y yo llegamos los primeros. Hace un sol esplendido, pero algo de frio. Quedamos con Cipri en Neptuno, pero no lo vemos.  Al poco, llegan Juanjo, Inma, Ana, Fran y Pablo Morales, y mi mujer nos hace la foto que veis. Quedaban 15 minutos para el pistoletazo de salida.


Tras la foto anterior, me da frio,  me coloco de nuevo el chandal  y realizo asi los ultimos ejercios de calentamiento.  ¡Dios santo! la suerte está echada, y cinco minutos despues, ¡Pum! Comienzo  lo que va a ser mi octava Maratón. Paso por la fuente de la Cibeles, le doy un beso a la diosa, y a correr...! Me llevo la camiseta naranja de Juanjo, que me vino de perlas, porque tengo frio, y me la pongo encima de la mia; no le la quitaria hasta el kilometro 6.


Paso por la puerta del Sol. Kilometro 20. Las fuerzas estaban intactas, y yo disfrutaba de la carrera, he tenido muy buenas sensaciones en esta maratón.


Pero Madrid es mucho Madrid...no en vano es la maratón mas dura de España. Llego al kilómetro 32 francamente cansado...¡y aun  me quedan otros 10 km. para terminar...! Enfilo la subida hacia el Retiro, me duelen horrores mis pies y tengo muy sobrecargados los cuadriceps, pero hay que seguir, me acuerdo de Rocky contra las cuerdas, no hay dolor, no hay dolor, animo, hacia adelante... ¡quien te ha dicho a ti que una maraton es cosa facil!  Ademas, nunca se escribió nada de los cobardes,  rememorando en esto a Cervantes, que decia : "que el soldado, más bien parece muerto en la batalla, que vivo en la fuga". Fuerza... y adelante, llego asi al kilometro 41, muy cansado ya,  solo queda un kilometro para la gloria, es la foto de abajo, parece que esto no se va a terminar jamas...!


Y llega la gloria.  Ya dije en mi entrada anterior que la Maraton de Madrid, quizás por ser la mas dura, tiene para mi algo especial,  me emociono de nuevo al llegar a la meta, y culmino una nueva odisea personal más. Esta es la entrada en el retiro, cansado, muy cansado, pero feliz, otra más en el casillero.



Un corredor amigo me hace la foto que veis abajo, mordiendo la medalla, estilo Nadal...apenas puedo andar, pero estoy contento, feliz, dichoso.


Tras el "sustillo" (¿?) y la relajante y reconstituyente ducha en el hotel, nos vamos a comer a un restaurante al lado del Congreso de los Diputados, todos estamos contentos.  A la salida nos hacemos la foto que pueden contemplar vuestras mercedes, al lado de "Daoiz y Velarde", los leones que guardan la entrada del Congreso. Estaban colocados los carteles del 400 aniversario de la muerte de Cervantes. Todos contentos, ha sido un placer vuestra compañía. Nos toca regresar a Jódar.


Pero antes, y justo enfrente del Congreso,   tengo un encuentro inesperado: ¡un mimo, disfrazado de D. Quijote...! No en vano estamos justamente en el 400 aniversario del fallecimiento de Cervantes. Este encuentro me llenó de alegría, no puedo resistir la tentación y me hago una fotografia con mi querido y añorado Alonso Quijano, "el bueno". Me acuerdo de Pedro Ojeda y de la "Olla podrida" que mis amigos de Burgos  gozamos y nos comimos en Ibeas de Juarros (Burgos), donde rematamos esa 1ª Lectura Publica del Quijote que hicimos en su blog  la Acequia.  Un saludo muy cariñoso para Pedro Ojeda y para todos ellos (Myr,  Antonio -de Priego-, Paco Cuesta, Abejita...etc), desde estas lineas.

La foto con D. Quijote fue el magnifico corolario de una Maraton, sufrida (como toda Maraton que se precie), pero gozada  y disfrutada, que no olvidaré.



Datos finales.

Terminar una Maratón completa ya es un logro; pero es que, además, Madrid es una de las Maratones que más  abandonos tiene debido a su dureza. De los más de 15000 corredores/as inscritos/as  en la Maraton, conseguimos terminar la carrera entera  solo 10.359 corredores/as, lo cual supone casi un 30 % de abandonos.

El tiempo del primero (un negro, como siempre,)  fue 2 h 11 min.

El tiempo del  último fue de 6 h 09 min.

(Yo  entre en la general, en el puesto 6336. De los hombres  entré en la Meta del Retiro en el puesto 5.941, de un total de 9.230  que terminamos la Maratón. Mi tiempo fue 4 h 15 m 19 seg. En mi categoria (gente de mi edad), y fiel a mi linea habitual,  entré en el puesto 565 de un total  923 "finishers")

Saludos para todos...!
.

martes, 19 de abril de 2016

Homenaje a esos héroes desconocidos

Los que solemos correr carreras de medio fondo y fondo nos hemos topado con ellos en alguna ocasión, pero para los que no corréis, os diré que no es extraño ver de vez en cuando a corredores como el que os pongo en la fotografía de arriba, si,  corredores (como los demás, con su dorsal y todo) que participan en nuestra misma carrera, y que arrastran un carro o silla de ruedas con personas con alguna minusvalía (hijos, hermanos, etc…).

La primera vez que me topé con estos corredores fue en una de las primeras medias maratones en la que tomé parte.  Los corredores estábamos cada uno pendiente de nuestro ritmo y de nuestro objetivo de tiempo, intentando arrastrar nuestros ya cansados y fatigados cuerpos unos kilómetros más, hasta llegar a la meta.  Como sabéis una media maratón son 21 km, y recuerdo que  iba por el km. 17 o asi,  ya nos quedaban solo 4  para terminar,  cuando he aquí que de pronto me topé con el primero: otro corredor, más joven que yo,  arrastraba una silla de ruedas en la cual viajaba un muchacho, supongo que su hijo.    Llevaba un ritmo muy alegre, y nos sobrepasó con autoridad “Siempre a tu lado, Carlos”, ponía su camiseta en letras grandes,  no lo olvidaré.  Me quedé estupefacto. Si los demás  apenas podíamos seguir… ¿Cómo podía este corredor con sus huesos, y ademas con la silla de ruedas con su hijo?  Ese fue mi primer contacto con uno de estos héroes, recuerdo que llevaba un ritmo endiablado, me adelantó a mí y a  muchos corredores más. No supe reaccionar porque me pilló de sorpresa.

Mi segundo encuentro si que fue mas emotivo, y os cuento: maratón de Madrid 2013, aproximadamente  ya llevaba unos 30 kilómetros, cuando me topé con otro de estos héroes, si, vuelvo a llamarlo héroe, pero esta vez me fijé con más detalle,  era mayor que yo, abundantes canas poblaban su cabeza, y el enfermo de la silla de ruedas, imagino que también sería su hijo,  viajaba  con la cabeza ladeada,  el muchacho tendría sobre unos 14 o 15 años.  Por el kilómetro 30, un corredor de maratón esta ya cansado, y queda lo mas duro de la prueba, los últimos 12 kilómetros,   y ese corredor, más viejo que yo, también nos sobrepasó,  arrastrando su carro o silla de ruedas con su hijo. ¡Son rápidos!

Todos los que ibamos juntos nos miramos estupefactos.  Yo corrí detrás de él unos seiscientos o setecientos metros aproximadamente (no pude aguantar más su ritmo), y con los ojos de agua, le toqué en el hombro, y le dije algo asi como: “ole tus…”.  Se volvió brevemente para mirarme,  y  algo debió de notar en mi mirada, porque me dirigió  una sonrisa de lo mas espeluznante, y solo me dijo: “animo, nos vemos en la meta”.  Yo seguí corriendo,  contemplando con asombro como se perdia por delante de mi, adelantando a unos y otros corredores... Cuando llegué  a la meta del Retiro, lo busqué afanosamente, me hubiera gustado darle un enorme abrazo, pero no conseguí volverlo a ver.

Tras aquellas primeras experiencias ha pasado el tiempo. En  más carreras, pero fundamentalmente en las maratones y medias maratones, me he vuelto a encontrar de vez en cuando con estos titanes, y siempre me ha producido una enorme emoción verlos correr a nuestro lado. 

Prescindo aquí de narraros lo que pasa por mi mente cuando los veo, y guardaré un respetuoso silencio sobre su motivación,  sobre que pretenden, sobre su dolor, y sobre su por qué.

Solo puedo decir que, estén donde estén, estas líneas van en homenaje de todos ellos, junto con mi aplauso  y mi admiración.

Saludos.
.



martes, 12 de abril de 2016

Camino de Madrid.

O mejor debia de titular esta entrada: "Dias de esperanza. Camino de la Gloria. Madrid", o algo asi, porque también este año voy a correr la Maraton de Madrid,  la respetada, temida,  dura e inmisericorde Maratón de Madrid, si, la Maratón sobre asfalto  más dura  de España en mi opinión, pero, quizás por ello, fijaros que cosas tiene la vida, la que más  añoro, la única que me hace derramar  lágrimas de emoción al inicio  en Cibeles y al final en la Meta del Retiro y, por supuesto, la que más quiero de todas.  Que me perdonen mis tres maratones de Valencia (2012, 2014 y 2015), que corrí y recuerdo con enorme cariño, y no me despido de volver por allí; pero la de Madrid tiene algo especial, de modo que, como Ulises, que no pudo resistir el canto de las sirenas, este año de nuevo saludaré a la Puerta del Sol, y correré mi la que será mi 5ª  maratón de Madrid;  una vez mas besaré a la Cibeles de la ciudad que me vió nacer hace 51 años,  si,  de nuevo gozaré y sufriré,  contendré mi emoción,  respiraré profundamente esa brisa que me dio la vida,  y cuando el pistoletazo de salida lo ordene, saldré de nuevo a correr esos 42 kilometros duros y terribles, pero al mismo tiempo amados, añorados... inolvidables.

Cuando terminé la Maratón de Valencia, en Noviembre pasado, nada mas cruzar la línea de Meta me prometí no correr hasta que estuviera totalmente recuperado de mi pequeña mini-lesion, y lo he cumplido; me siento bien, fuerte, bueno, con las típicas molestias de todo corredor (sobrecargas y demás), pero afortunadamente estoy entero y con ganas de correr, la cosa tuvo menos importancia de la que yo temia, y con descanso y buenos cuidados, todo está donde tenia que estar.

Como se apoderó de mi el gusanillo del running... Si no, que se lo digan a ese tipo que era yo, que con 45 años, sobrepeso, y fumador, que no había corrido en su vida, un buen dia se atrevíó a dejar el tabaco y a ponerse a correr, sacando tiempo de donde no lo tiene. Parece mentira… pero asi es. A veces, cuando miro para atrás, todo me parece un sueño, me cuesta trabajo creerlo, y pienso: ¿será posible? ¡Pues claro que es posible, ya lo creo que si! En mi caso lo ha sido y la palabra mágica es esta: constancia. Y conste que solo soy un simple corredor aficionado, con unos tiempos  modestos, que corre por placer, por aficion, no tengo técnica de carrera, ni un correr elegante, y de hecho, corriendo tengo muchos pero que muchos defectos, pero tambien poseo esa virtud, repito,  llamada perseverancia, llámala fuerza de voluntad, si quieres. Para mi, lo es todo, aunque también es necesario un poco de sentido común y de prudencia, y tampoco viene mal aliñar el plato con la experiencia que ya va teniendo uno.

Y por cierto, una pequeña nota, habréis observado que nunca digo el maratón, sino la maratón, lo pongo en femenino, y asi me gusta llamarla, la maratón, como Rafael Alberti  y los  pescadores, que nunca dicen el mar, sino que siempre hablan de la mar.  Ademas, la maratón, como decía mi amigo Lander, es femenina, es mujer, y tomo prestadas sus palabras: "a las maratones, como a las mujeres, no hay que entenderlas, sino  amarlas". Por supuesto que sí.

 En medio de mi programa de entrenamiento de 14 semanas he tenido dos coqueteos con el alquitran: Media Maraton de Baza, el pasado 13 de Marzo de 2016 (1,52,15) la corrí con Juanjo,  Cipriano Ruiz,  Pablo Morales y Fran Velasco; y la Media Maraton de Malaga el pasado domingo 10 de Abril  (1,51,46), anteayer mismo,  ahi hemos ido mas gente, pues además de los anteriores, hay que sumar a Jose Maria,  Tomás, Paco...y alguno mas. Saludos para todos. Os cuelgo las fotos.

Aunque por mucha experiencia que se tenga, la emoción de participar en otra épica siempre está ahí. Y ya se aproxima la hora. Que poco queda ya...Dios mio... solo 12 dias.  El gran momento se acerca, y con él las emociones se desatan, y es inevitable que los nervios afloren tambien, aunque uno va aprendiendo a serenarse y a mantener la calma, como el vino viejo.  Parece que todo va bien físicamente,  espero no equivocarme, toquemos madera.  Me siendo alegre, optimista, contento y feliz, porque solo estar en la línea de salida ya es un premio: tomar parte en la maratón mas dura de España, y no  haberte lesionado por el camino, eso ya es un triunfo, asi que a disfrutar. Pero al mismo tiempo, Madrid es mucho Madrid…es una maratón que se la añora y se la desea, pero al mismo tiempo se la respeta y se la teme;  pero siempre se la quiere...es la maratón de la capital de España,  con una chispa, con un hechizo, con un no se qué...que no acierto a describir, pero que te atrae irremediablemente.  Asi que ánimo, y al toro, este año   también me comeré mi tapita de callos en Sol, y espero que mi amigo Mateo Ruiz Serrano, que, por cierto, también la correrá, me acompañe; todo ello sera si Dios quiere y el tiempo no lo impide.

Que la fuerza nos acompañe.

Saludos
.

lunes, 18 de enero de 2016

Carrera de San Anton... pensando ya en la Maraton de Madrid.

Terminadas las pasadas pascuas (dice el refrán que "hasta San Anton, Pascuas son"), la dura cuesta de Enero se nos echa encima, asi que a seguir adelante, con ánimo, y afrontar lo que venga con espíritu estoico y la máxima fortaleza interior posible.

Tras la Maraton de Valencia, del pasado 15 de Noviembre, necesité casi un mes de tiempo para recuperar mi atormentado talón izquierdo y el tendon de aquiles también necesitó su tiempo de descanso, lo cual  me ha venido fantástico.  Muy recuperado el cuerpo ya, mi quebrantado espíritu también se ha tomado un respiro y asoma en este 2016 mucho más sereno.

Y en esto que llega la Carrera Internacional Noche de San Anton, de Jaén, capital, el pasado sábado, 16 de Enero, donde me veis a la izquierda, muchísimo frio, pero muy agusto rodeado de amigos que hicimos los 10 Km. rodeados de ese dulce aroma de churros fritos, cigarritos de matalauva y las inenarrables antorchas que nos acompañaron durante todo el camino.  Han sido 8000 corredores, récord de participación. Jaén entera se volcó con nosotros, y eso es muy de agradecer.

En fin, que comienza la temporada de running. La conclusión principal es que tras el parón navideño, me siento fuerte, creo que bien recuperado, con ganas de correr  y, afortunadamente, puedo correr sin molestias, gracias a Dios.

Y deportivamente hablando, mi plan para esta primavera, no es otro que el Maratón de Madrid, el próximo dia 24 de Abril de 2016, desafio que acepto con mucha alegria, porque voy a ir a disfrutar al maximo, sin presión, tranquilo, agusto, simplemente correr por el placer de correr.

Si.  Este año....también. ¡Que la fuerza nos acompañe...!

Saludos.
.

lunes, 28 de diciembre de 2015

FELIZ NAVIDAD



Feliz Navidad para todos, y prospero y venturoso año nuevo.

Con mis mejores deseos.


martes, 17 de noviembre de 2015

MARATON DE VALENCIA. 15/11/2015

Tras completar el maratón de Madrid -el pasado 26 de Abril- estuve tres semanas sin correr absolutamente nada, recuperándome de mis lesiones: piernas muy castigadas, un soberano catarro,  y una inoportuna tendinitis en la muñeca (del extensor del dedo pulgar), que me tuvo preocupado casi 15 días.  Afortunadamente, todo fue mejorando, y a  mediados de Mayo comencé a trotar poco a poco de nuevo.  Junio y Julio pasaron casi sin darme cuenta, mucho trabajo en el despacho y poco tiempo para entrenar.  Y asi llegan las vacaciones de Agosto.  Bueno, Pablo, ¿vas a ir este año a Valencia, o no?  Comienzo a animarme; pero mientras me lo pienso no termino de recuperarme del todo porque   sufro una inoportuna  tendinitis del Aquiles izquierdo (en la inserción con el talón),  que ocasionan que no pueda ponerme las zapatillas en casi todo el mes de Agosto, a finales del cual ya estoy recuperado del todo, al menos eso creo, y del talón bien, solo tengo un puntillo que no me gusta, pero afortunadamente puedo correr, aunque he perdido mucha forma física.

Bueno, ¿vamos a correr este año la Maratón de Valencia o no?  No estoy tan fuerte como el año pasado, ademas soy un año mas viejo, casi 51, pero   cuando quiero hacer algo, tomo la decisión rápidamente, no me gusta pensarlo mucho, porque, en este caso,  si lo hubiera pensado con sensatez (que me conozco) quizás no me hubiera inscrito este año. Hablo con Jose Maria y también se viene conmigo. De modo que comienzo mi preparación, tranquilamente, el día 24 de agosto,  pero desde el primer momento veo que mi talón izquierdo (en la zona de la inserción del tendón de Aquiles)  no termina de ir bien del todo.  Quizás tenia que haber recuperado mas,  y quizás el no hacerlo fue un  error. Pero, bueno, ya lanzado, decido correr, inicialmente con moderación, y luego estar a la expectativa a medida que vayan pasando los dias.  El 1 de Septiembre me reincorporo a mi trabajo en mi Despacho, y sigo con mi entrenamiento en mis ratos perdidos, corriendo cuando mis ocupaciones profesionales me lo permiten.  En la preparación corro cuatro Medias Maratones (carreras de 21 Km.)  donde calibro como va mi forma física: primero corro  la Media de Guadix en tiempo de  2,04. Como entrenamiento de domingo, perfecto, pero me siento flojo, lento, hay que mejorar mucho.   Bueno, hay tiempo. La semana siguiente, Media de Puertollano, 1,54, bueno, esto esta mucho mejor. Me siento fuerte y ni me acuerdo del talon.  Sigo avanzando en la preparación, y el 4 de octubre corro la Media Maratón de Alcazar de San Juan, 1,57, soy reservón, voy ensayando el ritmo de competición que quiero llevar en la Maratón de Valencia, el talon molesta un poquito, apenas nada, todo bien.  Mi sensación de fuerza va creciendo. Y finalmente, el dia 25 de octubre corro la Media maratón de Motril, que quería usar como test definitivo para Valencia, pero un inoportuno episodio de diarrea (con los imponderables nadie puede), hizo que me tuviera que detener dos veces, y perdí mucho tiempo, llegando a meta después de las dos horas. Mal presagio…Solo quedan tres semanas para Valencia.
.
Me encuentro con un dilema.   Para correr una Maratón hay que estar fuerte y en buenas condiciones. Mi preparación ha ido bien. ¿voy o no voy? Tomo la decisión de seguir para adelante, y sigo entrenando con precaución.  A todo esto, mucho trabajo en el despacho, y pocas horas de sueño.

El 1 de Noviembre, dia de todos los Santos, entreno con una tirada larga de 24 Km, y termino el entrenamiento con la moral por la nubes: me he sentido fuerte y  no me duele nada. Vaya, parece todo va bien.

Termino el entrenamiento y los preparativos, y asi, me planteo en Valencia, el Viernes 13 pasado, donde llegamos sobre las 9 de la noche. Este año he viajado con mi mujer y mi hijo pequeño (las dos niñas se han quedado en Jódar, con mi suegra) y Jose Maria ha venido solo (pues su mujer,  Manola ha tenido recientemente una niña preciosa, Marina, un beso para las dos desde aquí).  Nos alojamos en el hotel y al dia siguiente recogemos los dorsales en la Ciudad de las Artes y de las Ciencias. El resto del dia transcurre en tensa calma,  tratando de dominar mis nervios y ansiedades, y el sábado por la noche nos acostamos pronto.

Me siento nervioso y ansioso. Repaso mentalmente mis dos objetivos: el objetivo principal, superar el crono de 4,02,15 del año pasado, y el objetivo secundario por si falla el anterior (¿como responderá mi talón?) es  conseguir terminar la carrera, y hacerlo en el mejor estado posible, físicamente hablando.

Domingo, 15 de noviembre, 7,45. Salimos del Hotel, y nos dirigimos andando por el Carrer D’Antonio Ferrandis en dirección a la Ciudad de las Artes, donde está la Salida. Alli llegamos, vaselina, ajustes,  últimos preparativos,  suerte amigo, besos, abrazos, emociones, y los dos corredores, Jose Maria y yo, nos dirigimos cada uno a nuestro puesto de salida, donde llegamos a las 8,30.  Alli estaríamos media hora, rodeados por otros 25000 corredores mas. En silencio, recogidos, como si estuviéramos meditando, ya no estoy nervioso, estoy aquí, de modo que alea jacta est, que sea lo que Dios quiera.  

Ajusto el GPS, y  los auriculares pues me gusta correr con música,  repaso mentalmente mis dos objetivos, y a las 9.06 de la mañana…¡Pum! Comienzo a correr lo que será mi 7ª Maratón. Inicialmente voy bien, me siento algo pesado (normal después del periodo de descanso de la ultima semana) pero no le doy importancia. Los primeros 5 Km, van fantásticamente, tranquilo, calentando,  noto como la fuerza poco a poco va inundando mi cuerpo, y me siento poderoso. En el km. 5, intensifico el ritmo, y todo marcha bien hasta que en el km. 7 el talón me da un primer aviso, casi imperceptible, fue como una sutil llamada de atención.  Bueno, sigamos.  En el Km. 10, bien, me siento mas fuerte aún, pero compruebo que la ligera molestia del talón no se va.


En el km. 15 ya comienza a molestar más el talón, me duele un poco, si bien me deja correr, pero no puedo ir al ritmo que deseo, y compruebo que mi  objetivo principal (bajar el crono del año pasado) no va a ser posible. Domino mi enojo interior, mantengo a raya los pensamientos negativos, e intensifico mi ritmo, pero  no con el corazón y el alma (como debe ser), sino con toda la prudencia que puedo, intentando no hacer sufrir mucho  a mi  talón,  e intentando que el ritmo sea compatible con el dolor, pero compruebo que en km. 20 el dolor va "in crescendo". Vaya faena.

Quedaban en ese momento 22 Km aun para terminar. Bueno,  ¿y ahora que? Jamás habia corrido una maratón lesionado, y quizás hubiera debido de retirarme, pero dicen que los maratonianos tenemos una fuerza interior y un punto de coraje y determinación  que nos impulsa seguir, a pesar del dolor.  ¿¿¿Dolor??? ¿Cómo que hay dolor? ¿Quien ha dicho eso? ¡¡¡No, no hay dolor!!! Subo el volumen de la música, este año de nuevo los AC-DC han corrido conmigo,  y  sigo adelante.  Llego al km. 25, crono de 2,36,31, muy alejado de mi objetivo, pero puedo seguir corriendo, aunque el talón duele más. Me siento lleno de fuerza y de energía, pero que no puedo desarrollarla porque el pie no me deja.  Sigo dominando mi enojo, y sigo avanzando, hay que llegar al final como sea.  Km. 30, crono de 3:09:30. Se mantiene el dolor, voy lentito, pero al menos puedo correr y el dolor, que no se va, me esta respetando, eso me consuela un poco. Llego al Km. 35, ahí  llevo un crono de 3,42.44, y ahí es donde ante el aumento del dolor,  reduzco aun mas el ritmo,  los últimos 7 km  corro a ritmo lento, poco a poco,  y así, paso a paso, metro a metro,  fui llegando a mi final,  divisando finalmente  la Meta, adonde me voy acercando, con este pensamiento:  ¡¡¡lo he conseguido!!!  A pesar del dolor he  conseguido llegar. 

Y al final tuve mi premio. Crucé la meta en un crono final de 4:22:49 . ¡He llegado a meta...! Has terminado. Por fin. Objetivo cumplido. Gracias a Dios.

Epilogo y datos. A pesar de todo, el balance general que hago de mi participación en esta Maratón es muy positivo. He aprendido una importante lección. Y, por supuesto, ¡ha merecido la pena estos tres meses de preparación...! Claro que si. Completar un maratón ya de por si es un logro. Estoy contento. Otra más en mi casillero, y con ésta van ya siete, aunque es la que más me ha costado por culpa de la lesion.  Que podía haber corrido mas, pues sí,  pero el talón no me ha dejado, de modo que he preferido ser prudente, soy consciente de que tengo 50 años (el 80 % de los corredores de la maratón son mucho mas jóvenes),  y por ello he optado por  avanzar a ritmo algo  mas lento, para que el talón izquierdo sufriera el mínimo daño posible, que desde luego, ha sufrido, y de qué modo. Terminé la maratón, y no me arrepiento de ello. Dos días después, cuando redacto esta entrada, compruebo que estoy mejor. Las piernas aun muy cargadas, naturalmente, y aunque ayer  lunes por la mañana llegué al Juzgado con una ligera y casi imperceptible cojera,  hoy, cuando redacto esta crónica, sigue la recuperación, he experimentado una gran mejoría del talón,  ya no cojeo, y el dolor poco a poco va remitiendo. Creo que si lo hubiera forzado mas, estaría peor. Por ello, como mi objetivo no es otro que disfrutar dia a dia de esta afición del running durante el tiempo que pueda, creo que ha llegado el momento de auto-mimarme un poco,  descansar de entrenos y no correr ni un solo metro  hasta que este seguro de que mi recuperación haya sido completa.
DATOS: 
14065 corredores llegados a meta.

El primero (como siempre, un negro, que fue el que ganó)  hizo un crono de  2 h 06 min 13 segundos.
Jose Maria  entró en el puesto 535 de la general, con un crono de  2 h 56 min  37 seg.
Yo entre en meta en el  puesto 11.171, con un crono final de 4 h, 22 min, 49 seg.
Y finalmente, el  último entró en el puesto 14.065, con un crono de 6 h, 15 min, 01 seg.

Jose María también lo paso mal, sin embargo, con la madera de campeón que tiene, y gracias tambien a sus 36 años, supo sobreponerse, y a pesar de las dificultades consiguió repetir el crono del año pasado, con una diferencia de tan solo unos poquitos segundos. Olé por él.

Saludos.
.

lunes, 12 de octubre de 2015

Siempre hay un motivo para sonreir.

Lleva una sonrisa y ten amigos; lleva el ceño fruncido y ten arrugas.-George Eliot.

Usa tu sonrisa para cambiar el mundo y no dejes que el mundo cambie tu sonrisa.-Anónimo.

La vida es como un espejo, tenemos mejores resultados cuando sonreímos.-Anónimo.

No llores porque terminó. Sonríe porque ocurrió.-Dr. Seuss.

A veces tu alegría es la fuente de tu sonrisa, pero a veces tu sonrisa puede ser la fuente de tu alegría.-Thích Nhất Hạnh.

Cada sonrisa te hace un día más joven.-Proverbio chino.

Si solo tienes una sonrisa, dásela a la gente que amas.-Maya Angelou.

Sonríe, es una terapia gratis.-Douglas Horton.

Después de cada tormenta sonríe el sol; para cada problema hay una solución y el deber irrenunciable del alma es estar de buen ánimo.-William R. Alger.

Una sonrisa cálida es el lenguaje universal de la amabilidad.-William Arthur Ward.

Una de las cosas más recompensantes de la vida es poner siempre una sonrisa en tu cara.-Dr T.P.Chia.

Debido a tu sonrisa haces tu vida más hermosa.-Thich Nhat Hanh.

Todos deberíamos saber todo el bien que una simple sonrisa puede hacer.-Madre Teresa.

La paz comienza con una sonrisa.-Madre Teresa.

Las arrugas solo deberían indicar donde las sonrisas han estado.-Mark Twain.

Sonreir es definitivamente una de los mejores y más bellos remedios. Si tienes un buen sentido de humor y un buen enfoque hacia la vida, eso es hermoso.-Rashida Jones.

Recuerda incluso cuando este lloviendo fuera, y si sigues sonriendo, el sol mostrará pronto su cara y te devolverá la sonrisa.-Anna Lee.

La sonrisa es la llave que abre el corazón de todo el mundo.-Anthony J. D’Angelo.

A menudo subestimamos el poder de una caricia, una sonrisa, una palabra amable, un oído atento, un cumplido honesto o el acto más pequeño de cariño, todos los cuales tienen el potencial de cambiar una vida.-Leo Buscaglia.

Una sonrisa es la bienvenida universal.-Max Eastman.

Nunca estas completamente vestido sin una sonrisa.-Martin Charnin.

La gente rara vez nota que llevas ropa vieja cuando llevas una sonrisa.-Lee Mildon.

El hombre verdadero sonríe ante los problemas, toma fuerza de la angustia y crece valiente ante la decepción.-Thomas Paine.

Antes de fruncir tu ceño, comprueba que no hay sonrisas disponibles.-Jim Beggs.

La belleza es poder; una sonrisa es su espada.-John Ray.

Deja que mi alma sonría a través de mi corazón y que mi corazón sonría a través de mis ojos, para que pueda esparcir ricas sonrisas en corazones tristes.-Paramahansa Yogananda.

Si sonríes a alguien, podría devolverte la sonrisa.-Anónimo.

Recuerda siempre estar feliz porque nunca sabes quien se puede enamorar con tu sonrisa.-Anónimo.

Lo que el sol es para las flores, la sonrisa es para la humanidad.-Joseph Addison.

Mira hacia atrás y sonríe ante los peligros del pasado.-Walter Scott.

Comienza y termina el día con una sonrisa.-W.C. Fields.

Si sonríes cuando no hay nadie a tu alrededor, lo haces en serio.-Andy Rooney.

Estaba sonriendo ayer, estoy sonriendo hoy y sonreiré mañana. Simplemente porque la vida es muy corta para llorar por cualquier cosa.-Santosh Kalwar.

Andas por la vida mucho más fácilmente con una sonrisa.-Sweet Paul.

Sonreír hace que te sientas mejor contigo mismo, incluso si no tienes ganas. Y siempre hace que los demás piensen bien de ti.-Anónimo.

Una sonrisa es una luz en tu ventana que le dice a la gente que estas en casa.-Anónimo.

Se el rayo de sol de alguien. Se la razón por la que alguien sonríe.-Anónimo.

Sonríe, incluso si es una sonrisa triste, porque más triste que una sonrisa triste es la tristeza de no saber cómo sonreír.-Anónimo.

Una sonrisa es un arma poderosa; siempre puedes romper hielo con ella.-Anónimo.

Una sonrisa puede durar un segundo pero su memoria puede durar una vida entera.-Anónimo.

Si alguien esta demasiado cansado para darte una sonrisa, dale una de las tuyas, porque nadie la necesita tanto como aquellos que no tienen ninguna para dar.-Anónimo.

Las sonrisas son grandes inversiones; cuantas más colectas, mejor te sientes.-Anónimo.

Si no comienzas tu día con una sonrisa, no es tarde para empezar a practicar para mañana.-Anónimo.

Todo el mundo sonríe en el mismo idioma.-Anónimo.

Si ves un amigo sin una sonrisa, dale una de las tuyas.-Proverbio.

No has perdido tu sonrisa, esta justo debajo de tu nariz. Simplemente olvidaste que estaba ahí.-Anónimo.

El mundo siempre parece más brillante tras una sonrisa.-Anónimo.

Una sonrisa es la segunda mejor cosa que puedes hacer con tus labios.-Anónimo.

Nunca he visto una cara sonriente que no sea bella.-Anónimo.

Se requieren 17 músculos para sonreír y 43 para fruncir el ceño.-Anónimo.
.
Saludos.